Pallabres
Viendo 30 - 45 de 62 entraes
Hugo
29/08/08
Nun podeis marchar, nun podeis dexanos solos, pero pa la xente que quier recordalos tal y como son, fueron y SERÁN, terminé agora de abrir un blog llegoelnuberu.blogspot.com esti blog tien a la drecha una encuesta pa que voteis a favor de que sigan na brecha
 
PColubi
28/08/08
El otro día soñé que taba en un concierto de Nuberu. Prestábame tanto que no quería despertar ni pa dios, así que cuando acabaron de tocar "Tengo de rondar to valle" apreté los güeyos, cada vez más fuerte, hasta que oí la voz de Chus Pedro por los altavoces: "oye guaje, vas cagate".
Abrí los güeyos y... ¡taba en un concierto de Nuberu!
He decidido no volver a dormir hasta que se vaya la despedida. Por si acaso.
 
ppf
28/08/08
La Nueva España, el 4 de octubre de 2004, publicó un "Alderique" de Pablo Prieto sobre Nuberu. Vale la pena recordarlo:

Nuberu

Unos dicen que es un enano deforme con grandes melenas y largos brazos. Para otros, un viejo alto con ojos ardientes y grandes barbas. Nadie cuestiona su sombrero negro o el poder que ejerce sobre las tormentas mientras cabalga por los negros nubarrones. Pero para la gran mayoría pronunciar «Nuberu» es hablar de Chus Pedro (Suárez Fernández) y Manolo (Blanco Peñayos), una pareja de hecho que tuvo sus primeros coqueteos cuando el régimen comenzaba a derrumbarse desde la cama de un hospital.

Fueron protagonistas del activismo que cambió este país y alrededor del movimiento cultural «Camaretá» comenzaron su particular andadura por los escenarios. Compartían gustos y compromiso político en tiempos de represión y dictadura. Fue en aquella mítica fiesta del PCE en la Casa de Campo (con Víctor Manuel y Ana Belén, Labordeta y Rosa León como compañeros de cartel) cuando perdieron su virginidad ante miles de personas. No pasó mucho tiempo sin que viera la luz su primer hijo, «Ayeri y güei». Era 1978. En todo este tiempo nos han regalado diez discos que son la mejor banda sonora de nuestra historia más reciente. Practican una música de raíces profundas convenientemente acompañada de elementos más contemporáneos. Para hacerlo posible se rodearon de unos compañeros de aventuras que son todo un lujo: Gabino Antuña, Emilio Huerta, Julio Sánchez-Andrade, Nacho Alonso y Carlos Alberto García. No podemos olvidar al mítico Manolo Quirós, cómplice también durante muchos años.

El paso del tiempo no ha deteriorado sus convicciones. Siguen firmes en su compromiso y militancia ideológica en estos tiempos dominados de posibilismos y en los que el pragmatismo es dogma de fe. Quizás la ingenuidad haya pasado a mejor vida y la experiencia se vea obligada a dictar ciertos consejos, pero siguen en sus trece: aprovechan cada escenario para cantar sobre los problemas de Asturies, reclamando el trato que se merece nuestra cultura y tradición, apostando por una mayor autonomía y reivindicando lo mejor de nuestra historia obrera. Para que nadie olvide. Saben que perder la memoria es el principio del fin.







 
Federico Buyolo GArcia
23/08/08
Soy de Elche y el verano de 1997 dirigiendo un campamento coincidi en Rascafia Madrid con unos monitores asturianos que por las noches nos cantaban canciones de Nuberu, me impresiono "Aida la fonte" y todavia me sigue impresionando. Gracias por esta canción y por vuestro trabajo durante tantos años por hacer grande la cultura Asturiana, mi segunda tierra, y permitirme que y también de las gracias a esos monitores Asturianos que nos dieron a conocer vuestra música, Julio Cesar y Anuska Mier, nuestra amiga. felicidades y desde Elche lloraremos esta despedida.
 
Fredo
14/08/08
Lo único que se me ocurre ahora mismo ye decivos "gracies". Voy mañana a la Pola a cantar con vosotros les canciones de Nuberu y espero que no seya la última vez, tal como tais empeñaos en andar diciendo esti veranu. Dos cosines: hacei por cantar "La Carbonera" y ¿ónde se compra el tributu? No lu atopo per ningún lláu tovía. Puxa Asturies, sois los meyores.
 
Miguel Mateos
05/08/08
En los cincuentones la nostalgia pesa tanto como los años. En algunos de nosotros les canciones de Nuberu fueron como reescribir la enciclopedia Alvarez, en la que les histories de Viriato, Guzman el Bueno, etc, fueron sustituies por la de Aida, Juanin, etc.

Volvereis,.... como el Oviedo a primera y el Sporting a ...
 
Vicente
31/07/08
Soy de Gijón y tengo 21 años, crecí escuchando la música de Nuberu gracies a mi padre, que ye de la cuenca y siempre ponía en el coche la vuestra música y me llevaba a mí y a los mis hermanos a tolos conciertos que podía. El de la Semana Negra de esti añu fue, pa mí, el meyor que os escuché en tou esti tiempu, no creo que haya derecho a retirase precisamente ahora, que tais en plena forma y cuando Asturies más necesita oir les histories de solidaridá antes que se olviden pa siempre. Norabuena pol conciertazu de Xixón y pensailo bien, ho. Pami que nun vos vamos dexar iros. Puxa Nuberu y puxa les cuenques.
 
Marili Menéndez Fueyo
23/07/08
Que vozarron tienes mas envidiable tio, espero veros en San Mateo.
 
isidro
18/07/08
Otro verano vuelvo a Asturias y busco dónde puedo ir a disfrutar con mi familia un año más de la música de Nuberu, a poder ser con unes botellines de sidra y los amigos de toda la vida. Esta vez me encuentro con la noticia de la retirada, pero supongo que todavía lo pensareis un poco ¿o no? Por si acaso, esta noche no faltaré en Gijón, para que mis hijos vuelvan a conocer de la mejor forma cómo es la historia de la tierra de su padre, que la siente desde hace años desde la distancia gracias a la voz de Nuberu. ¡Larga vida! Desde fuera de Asturias os necesitamos como referencia de lo que todavía queda de genuino y auténtico en nuestra desolada tierra.
Nos vemos en todos los conciertos de aquí a final del verano.
 
Fran Aladro
02/07/08
Aunque lo mío no ye escribir, no quiero dexar la oportunidá de participar en la páxina de la despedida con algunes pallabres de reconocimientu y alcordanza. Sígovos desde los setenta esos que parecen en los videos, con los altibaxos propios de treinta años de vida que me llevaron fuera de Asturies, entre otres coses que no vienen a cuentu. Fue entonces cuando sentí más el valor de les letres y la música de Nuberu, y cuando la di a conocer a amigos y compañeros de trabayu de fuera, pa que entendieran de una vez lo que pa mí yera ser asturianu y de les cuenques. En estos treinta años cambié muches coses, como vosotros. Dexé un partido, dejáronme a mí, pasé el Payares y volví pol Negrón, cambié de cases, perdí pelu, qué sé yo.
Pero sigo oyéndovos col mismu respingu.
 
Javier
16/06/08
¡Qué noche en el corazón de Asturias!

Manuel Asur citó a Platón en el Aula del Reino de Asturias de Cangas de Onís para certificar la longevidad de algunas palabras, las que “resistían la erosión de los siglos a causa de las naturalezas de sus raíces”. Y por ahí (nunca mejor que con Platón de guardián) aparece el nombre de “Nuberu”, que se remonta a “la profunda tradición mitológica de origen sagrado”, dijo el autor. Y “Nuberu” aquí, en Asturias, son Chus Pedro y Manolo. Ambos son músicos de largo recorrido. Han creado, han alcanzado el éxito total, han subido las raíces asturianas al podio de las listas de éxito, han paseado la gaita entre esmóquines y fracs y, sobre todo, nunca han mirado para otro lado ante convulsiones políticas o sociales. Tanta generosidad y tanto arte han hecho que el grupo de El Entrego almacenara decenas de amigos íntimos, de corazón. Víctor Manuel, entre esas decenas de íntimos, escuchaba ensimismado las palabras del escritor, también uno de sus favoritos. El de Mieres había llegado por sorpresa, para sorpresa de “Nuberu”.
Manuel Asur, el poeta del dúo, hizo de la noche del Xaréu d’Ochobre de Cangas de Onís una larga emoción; una emoción que ya quedó impregnada para el resto de la velada.
El 20 de octubre de 2007 nació otra gran noche para la música: el homenaje a “Nuberu”. Y sólo “Nuberu” podía convocar a su alrededor tantas variantes musicales. Se citaron en el escenario de la plaza de Cangas rockeros, folkis, instrumentistas y compositores de las últimas generaciones.
Cangas de Onís decidió ese día ceder el trono (y Cangas puede hacerlo) a “Nuberu”. Y, efectivamente, rápido subió la temperatura con un público muy entregado que derrochó euforia viendo desfilar por su casa un importante pedazo de la historia musical asturiana. No hubo respiro. “Nuberu” llegó escoltado al escenario por la Banda de Gaitas “Ciudad de Oviedo”, que celebraba al grupo entre la gente. Era el primer peldaño de una gran noche de sonidos, de ritmos, de palabras cantadas, de palabras recitadas y habladas… Un peldaño que guiaba hasta el abrazo total. El abrazo de la música y de los músicos asturianos, que regalaron lo mejor de sus notas musicales para festejar los treinta años del grupo en la escena. Tres décadas paseando el asturiano (“vivo en una utopía porque hablo en una lengua que no existe”, ironizó Chus Pedro días antes) y sus canciones al lado de los más grandes.
Ramón Prada, “Mala Reputación”, Carlos Martagón; Tomás, de “Tomás y los Demás” (con “Merienda de Negros”), Corquiéu, la tonada del Che de Cabaños, Tejedor y Vaudí acompañaron a Jesús Pedro Suárez y a Manolo Peñayos (Chus Pedro y Manolo), esos dos eternos muchachos que pusieron en el mapa mundi el sonido astur. Y para que la historia fuera completa apareció en el programa Víctor Manuel, que cantó con ellos rememorando, quizá, los viejos tiempos del Día de la Cultura. Aunque nada pasará a la historia con tanta intensidad como “aquella noche de Cangas en directo”. Un día grande en el corazón de Asturias: Cangas de Onís.

 
Xuan Cándano
11/06/08
NUBERRU CAMARRETA NES FIESTES MARXISTES

La primer vegada que supi de “Nuberu” foi por una carta d´una amiga d´Asturies de la qu’ acababa de llegar a estudiar a Madrid, a finales de 1976. Contábame, nel aquel estilu epistolar, que güei na dómina los ordenadores paez d´otra galaxa, que fuera a un recital de Pi de la Serra n´Uviéu onde’l catalán nun pudiera tocar porque entrara la Policía a refugalu nel Palaciu los Deportes. Sólo pudiera sentir a unos rapazos de les cuenques que cantaben n´asturianu cancios revolucionarios. Prestáran-y muncho.

Al poco tiempu sentilos en Madrid nel colexu mayor “San Juan Evangelista”, el “Yoni”, un santuariu de la música de vanguardia entós. Llamábense “Nuberu Camaretá”. Y aquella música y aquelles lletres metiéronseme nel cuerpu dende entós y nun soi quien a sacales.

Con “Nuberu” ya fici de too. Entamé conciertos d´ellos. Nel primeru, na Facultá, embarcáronme y nun apaecieron pel escenariu. Los de “Conceyu d´Asturies” en Madrid, aquella heterodoxa sucursal de “Conceyu Bable” que xiraba al rodiu del irrepetible “Pin el de Cigüendres”, llevamos a Chus Pedro y a Manolo delles vegaes a la capital. Nun conciertu na Casa Campo, ente cientos de persones, hubo de reducir a un rapaz qu´armó un espolín tremendu cuando cantaben “Dios te llibre de Castiella”.

Tando de vacaciones nel mio pueblu contratélos pa les fiestes. De la que pegaba cartelos n´Avilés con un collaciu, acercósenos un paisanu faciéndose l’enteráu.

- ¡Home , Nuberru Camarreta! ¿Ónde toquen?.

La drecha llocal boicoteó aquelles fiestes con ardor guerreru. A mio ma entrugó-y un día una paisana si yera verdá qu´el so fíu traía a tocar a una orquesta que cantaba “La Internacional”. Inda paezme tar oyendo a un vecín que vivía enriba mio casa, de la que-y fueron a pedir perres los de la Comisión:

- Yo nun pago fiestes marxistes.

Al final, de la que salíen al escenariu, la drechona metióse nun chigre como si vieren al diañu en persona. “Les fiestes marxistes” fueron les más polémiques qu’hubo enxamás en San Esteban de Bocamar, pero a la fin la única víctima foi la probe “Angeles la de Lala”, que presidía la Comisión y yera la única que trabayaba ente aquellos mozos revolvinos. Acabó poniendo perres del so bolsu pal pufu que provocaron les contrataciones marxistes, qu’incluyíen a un dúu subversivo nomáu “Glayíu” y a un grupu teatral de Veguín (“Box”) qu’escenificó una obra anticlerical de Nel Amaro nel muelle: “Xénesis, alborá de la concencia”.

Aquella romería de la transición, borracha y dinamitera, tardará en borrase de la memoria la xente. Llamándome col alcuñu col que m’identifiquen dende la Facultá munchos collacios, que ye´l nome del personaxe de la tira de Alfonso, en San Esteban entovía hai quien s´alcuerda d´una estrofa que me cantaben cola música de “Las mañanitas”:

Ya se acabaron las fiestas
Pinín llegó un poco tarde
si llega a venir primero
con Nuberu el pueblu arde

Y cuando s´enfila, ún de los personaxes más pintorescos del pueblu, que nun ye precisamente un tenor nin muncho menos un filólogu asturianista, canta tovía davezu al altu la lleva por cualquier chigre una delirante adaptación d´ún de los cancios más populares de Nuberu:

Chorrecíes tan les manes
chorrecíu ta’l Nalón

Acabé na Facultá, entamé a trabayar y nun paré: sentí a Nuberu milenta vegaes, entrevisté a Chus Pedro y a Manolo hasta aburrilos, emocionárome siempre, enfiléme con ellos, pasóme la mocedá al ritmu de los sos cancios, glayé nos sos conciertos per Asturies, pola cooficialidá y polo que ficiera falta, y diome la mesma rabia qu’a ellos ver a muncha xente de nós vendese por un platu lenteyes, dexar la fala pa prau y enterrar dafechu los suaños.

La mio biografía tien la banda sonora de Nuberu. Tamién la de los Smiths, los Cure o Paul Simon. Pero la de Chus Pedro y la de Manolo suena más prestoso.

 
Jesús Soberón
02/06/08
Otra y el Otro

Ya no sé cuándo sería todo aquello, lo menos hace veinte años, un Día de Asturies que se celebraba en Corvera, en el prao de la fiesta. Alguien tuvo la ocurrencia de que la estrella del día fuese Franco Battiato, un italiano que de aquella andaba buscando un centro de gravedad. Antes tocaben Nuberu y alguno más que ya no recuerdo. Había la de Dios de gente, el prao a reventar. Cuando empezó a cantar Chus la gente se puso como loca, de aquella taben en su apogeo. Puños en alto, saltos, gritos, una sudada de la virgen. Chus y Manolo estaban en un escenario pequeño, al lado de otro inmenso y a oscuras donde todo estaba listo para que cantara Franco Battiato. Después de dos horas de concierto, los de la organización debían estarles dando el toque en cada bis que hacían, porque ya era hora de que empezara el otro. Y la gente como loca, otra, otra, otra, y luego aquella. Y Chus que tiraba palante y cantaba otra, o la misma, sin encomendase a Dios ni al Diablo. Al final los de la organización casi tuvieron que sacarlos a hosties del escenario, porque el italiano debía tar bramando por empezar- y por acabar y marchar, claro. Y la gente como loca allí, otra, otra, y al final ya, Chus abriendo los hombros y extendiendo los brazos, como diciendo, si sigo me llevan preso, cogió el micro antes de marchar y dijo con mala hostia y pena: "CIAO, BAMBINOS". Les apagaron las luces y al mismo tiempo se encendieron las del escenario grande. Cuando empezó a cantar el triste aquel, todavía había gente al lado del escenario pequeño gritando otra, otra, otra...

 
Jose Angel
27/05/08
Hace ya catorce años que vine a esta tierra. No conocía ni su cultura, ni sus costumbres ni su folklore, pero fue en mi centro de trabajo cuando mi compañero Roberto amortiguaba el sonido de las máquinas con unas canciones que me hicieron poner la carne de gallina... Aida de la Fuente, La Mula Torda, So Vaqueiru y tantas otras...

Conocí a Carmen, hoy mi esposa, y dos años después tuvimos a nuestra primera hija, Aida. Quise ponerle ese nombre en homenaje a aquella muchachita de 16 años que dio su vida por esta tierra y por sus compañeros, y cuya historia conocí, primero por la voz de Roberto y luego por Nuberu. Nunca se me olvidará aquel concierto en La Morgal en la que Chus Pedro dedicó “Aida de la Fuente” a nuestra niña que iba a nacer el 4 de octubre...

No soy asturiano, pero Nuberu ha hecho con sus letras y su música que me sienta como tal en esta tierrina que me acoge.
 
Roberto Sánchez Vegas
27/05/08
En la vida to tien un principiu y un fin (espero sea un ta lluegu). Pa mí ye una verdadera pena que esti llegue.
Pa vosotros, toa la mi admiración y que, como diz la canción, ¡ójala que os vaya bonito!
Yo quédome con el conciertu de Carbayín Alto (la mi casa). Nunca tuve tantu tiempu la carne gallina (supongo que la sidra fizo algo tamien).
Un besu.
 

<< Aniciu < Anterior 1 2 3 4 5 Siguiente > Final >>