Pallabres
Viendo 15 - 30 de 62 entraes
Manuel
22/11/08
Siempre que podemos, vamos a vevos,y nunca que oigamos cualquier cancion vuestra,no podemos evitar emocionanos, desde ésti que vos escribe (47 tacos), hasta las mis crias 16 y 12.
Un saludu desde Cabrales.
 
Manuel Álvarez Rodríguez
15/11/08
Entovía nun puedo creyer que Nuberu nun vaiga a faer más conciertos. Chus, Manolo, tuve'l privilexu de vevos nos conciertos y falar con vos en La Campa (Tormaleo,Ibias), Chanu (Cangas del Narcea) y Zarréu (Degaña) y enxamás podía der créitu a lo que taba pasando (¡Chus y Manolo falando comigu!). Sólu la vuesa humanidad ye más grande que'l vuesu arte. Munches gracies polos pergrandes y perbonos momentos que me fixisteis pasar.
 
Alba
14/11/08
Manolo y Chus Pedro fue un placer compartir con vosotros los últimos conciertos.
 
Lolo
04/11/08
HOLA, SOY CANARIO Y ME GUSTA NUBERU,DESDE ESTE VERANO ESTOY APRENDIENDO A TOCAR LA GUITARRA Y POR MI POCA ESPERIENCIA CON ELLA, ME GUSTARIA POR FAVOR SI PODEIS FASILITARME LOS ACORDES DE ESTAS CANCIONES QUE NO LOS ENCUENTRO EN MINGUN LADO:
LA MULA TORDA, DAME TIRA, AIDA DE LA FUENTE, LLIBERAR L´AMOR, EL CHAMICERU, ASTURIES TIEMPU DE NOSOTROS, BIENVENIA A RAFAEL ALBERTI, AL HOME DE LA UNIDÁ,XUANIN, POZU FUNERES, SE ARREGLARÁ, EN EL POZU MARIA LUISA, CANCION DE LOS VALLES, RISCAR MINERU, LA ASTURIES PRIETA Y VERDE.
ESTAS SON LAS MAS QUE QUIERO SACAR A LA GUITARRA Y NO CONSIGO AQUÍ EN LAS PALMAS QUIEN PUEDA HACERLO, GRACIAS POR TODO, UN SALUDO DESDE EL PARAISO.
PD: ME DA MUCHA PENA QUE LLEGUE LA DESPEDIDA DE NUBERU, SUERTE A TODOS.
 
Rocío Prieto
30/10/08
Que ye eso de retirase? Ni hablar! Esti añu vios en Xixón, en Llanes y en Avilés (falté a Uviéu por estar fuera de vacaciones, que si no tamién) y el veranu que vien quiero que sea parecíu, con dos o tres conciertinos seguros. Espero apuntame tovía a algunos de los que falten esti añu, pero insisto que pal veranu que vien Nuberu nun pue faltanos. Ni pal otru, ni pal otru. Nun vais poder diros.
 
Luis Aurelio G. Prieto
06/10/08
Nuberu: los trovadores de una generación
Cuando mi amigo Adolfo Nava me invitaba a participar escribiendo algunas reflexiones con motivo de la retirada del grupo musical Nuberu, rápidamente me sedujo la idea y le dije que sí. Pero una vez pasados los primeros momentos de euforia de la conversación de chigre, a altas horas de la noche, me comenzó a preocupar la idea de qué escribir sobre Nuberu. Yo no era ningún especialista en música para enjuiciar la trayectoria musical de Chus Pedro y Manolo. Después de haber leído el libro de Nuberu en el tiempo, de Benigno Delmiro Coto, se me ocurrió que lo que podía escribir es lo que había representado para mí y, pienso, que para una gran mayoría de la generación de asturianos a la que pertenezco, el grupo Nuberu.
Tengo que reconocer, que como cualquiera que haya nacido hacia finales de los años cincuenta o principios de los sesenta en las cuencas mineras, como es mi caso, Nuberu han sido nuestros trovadores por excelencia. Son los trovadores de una generación de asturianos que comenzaba su adolescencia en aquellos años finales del franquismo y primeros de la transición con unas ilusiones desbordantes por un futuro colectivo que se entreveía mucho más solidario, libre y participativo.
Una generación que se va estrellar de lleno con una crisis económica y de identidad regional sin precedentes y, por lo tanto, nutrirá la legión de parados jóvenes de aquellos años ochenta. Una generación que rápidamente comprendió que la tierra de sus abuelos y padres poco les tenía que ofrecer y que, en gran número, tuvo que emigrar en busca de un futuro que le negaba su propia región. Una generación a la que se le ha negado la posibilidad de desarrollar Asturias, porque otras generaciones, que han sabido capitalizar la transición, les han cortado sistemáticamente el paso, con su afán de mantenerse en el poder eternamente. Una generación frustrada y totalmente amortizada que poco cree en el futuro colectivo de Asturias.
Ellos, en su dilatada carrera profesional, han sabido expresar mejor que nadie con sus canciones: primero nuestros anhelos, luego nuestras esperanzas y, por último, nuestras frustraciones y desesperanzas.

Canciones para una transición política asturiana. El recuerdo de una memoria prohibida (Asturies ayeri y güei)
Siempre que un programa de televisión hace referencia a aquellos años de la segunda mitad de los setenta, que normalmente se conoce como la transición democrática, pone como banda sonora aquellas famosas canciones de Libertad sin ira, Al Alba o La Estaca que han quedado grabadas en la memoria colectiva de los que vivimos aquellos históricos y decisivos años. Pero para los asturianos, y en concreto para la generación que en aquellos años despuntábamos en nuestra juventud o adolescencia, el cancionero colectivo que encarna aquella época está sin duda representado por las canciones del primer disco de vinilo: Asturies ayeri y güei.
En prácticamente todos los mítines, reuniones o fiestas de marcado carácter político, que con tanta profusión se celebraban en aquello días y a las que concurríamos, en gran número, los jóvenes de las cuencas mineras se ponía el disco o se cantaban las canciones de Jesús Pedro y Manolo que nos hacían vibrar a casi todos. Nos recordaban un pasado de lucha regional proletaria por la libertad, de la que hasta hacía bien poco nada se podía hablar y de la que una mayoría nos sentíamos orgullosos, ya que nuestros familiares más próximos habían participado en ella.
De ese primer disco hay canciones que quedarán grabadas para siempre en nuestra memoria, pero a su vez pasarán ineludiblemente a formar a formar parte del acervo cultural asturiano. De aquel primer disco, recuerdo con especial cariño, como casi todos, la canción dedicada a Aida Lafuente. Esa canción condensaba el ideal de lucha de aquella generación de jóvenes del setenta y tantos. Con ella Nuberu rescataba del olvido ya no solo la heroína ovetense muerta durante la revolución de 1934, sino la propia revolución de su obligado olvido histórico. Todavía está muy fresca en mi memoria cuando oí por primera vez ese disco: me lo puso mí cuñado José que lo acababa de comprar recién salido al mercado. Aunque tengo que reconocer que poco sabía del grupo, al escuchar Aida Lafuente por primera vez en el tocadiscos me causó una gran emoción, pues la canción ya la conocía porque unos compañeros de las juventudes comunistas y maoístas nos la habían cantando y enseñando en el Instituto. En aquella época yo no tenía ni tocadiscos ni magnetófono y siempre que podía iba a casa de mi hermana Mari para que me pusiesen la canción de Aida Lafuente. Tengo que reconocer que aquellos primeros días sólo escuchaba esta canción y la repetía una y otra vez. Para no rayar el disco poniendo siempre la aguja en Aida Lafuente fui primero poniendo toda la cara A y un poco más tarde ya escuchaba todo el disco.
La siguiente canción que me impactó fue la de A los fugaos. Yo había oído hablar bastante de los fugaos o los del monte, ya que cuando tenía entre 8 y 12 años, muchas tardes de los domingos, iba en compañía de mis padres a recorrer andando, pues no teníamos coche, los pueblos de los altos entorno de Langreo y San Martín, y era bastante frecuente que entre susurros algún vecino del lugar relatase algún percance entre los guerrilleros republicanos y aquellos que llamaban la contrapartida, más tarde me enteraría de que se trataba de guardias civiles y falangistas que se hacían pasar por fugaos e iban pidiendo ayuda por los pueblos, a quienes se la daban les apaleaban o encarcelaban. Esta canción no sólo hablaba de los de monte, sino que además les ensalzaba a la categoría de héroes luchadores de la libertad.
Si en Aida Lafuente y A los fugaos se rememoraba a la Asturias indómita y proletaria luchadora de la libertad, Pozu Funeres hacía hincapié en la dura represión que la región había sufrido tras la derrota del ejército republicano en el otoño de 1937. Durante muchos años hablar de Funeres, en la cuenca del Nalón, era hablar de la represión franquista en el sentido más puro de la palabra.
A su vez, canciones como Dame tira, Asturies tiempu de nosotros y Al home de la unidá, Xuanin, hacían referencia a la lucha que los mineros asturianos habían llevado a cabo contra la dictadura franquista. Sin lugar a dudas, de estas canciones me hacia privar Dame tira. Una canción donde se exaltaba por encima de todo el espíritu de solidaridad de los mineros, pero también del pueblo asturiano. Espíritu de solidaridad que en el propio cancionero de Nuberu se reconocerá declinar.
Fuera del ámbito de las canciones políticas, en este primer disco había dos canciones que tanto a mí como a mis amigos nos resultaban especialmente simpáticas como era El chamiceru y La mulina torda, que mostraban la relación umbilical de vida de las cuencas con la explotación del carbón.
Por otra parte, también hay que decir que nos gustaba que se cantase en bable o en asturiano como gustan llamarle, pero para mi y para mis amigos, aunque asturianos por los cuatro costados e incluso con pedigrí de la cuenca, había alguna canción que nos costaba un horror comprender. Personalmente hubiera preferido que se hubiese cantado en el bable de la zona centro y no en el pretendido normalizado que se habría camino en aquellos momentos.

La búsqueda de una identidad asturiana (Atiendi, Asturies y Cancios d’un pais)

Si Asturies ayeri y güei es sobre todo un disco militante progresista que desborda esperanza ante el avenir político de la transición, Atiendi, Asturies ahonda en la búsqueda de esa identidad asturiana. Son momentos políticos en los que tras la aprobación de la Constitución de 1978 se abre, para muchas regiones, una puerta inesperada a su autonomía. En el año 1979, cuando se publica el disco, ya se llevan casi dos años de normalización democrática desde aquellas primeras elecciones del 15 de junio de 1977, pese a ser los momentos en que los comportamientos de los políticos más se han ajustado al ideal democrático, la mayor parte de la juventud comienza a desencantarse del proceso político. Los más idealistas, que han formado las cohortes de la lucha antifranquista, ven truncadas sus esperanzas de cambio social, por lo que poco a poco van abandonando los partidos y movimientos políticos progresistas en los que militaban. A su vez, comienzan a desembarcar en la política aquellas personas que quieren hacer de esta su modo de vida y, por lo tanto, su forma de entender la política va distar mucho del ideal romántico que rezumaba la propia transición, para dar paso a una idea política maquiavélica, en la que lo importante es la detentación del poder, su mantenimiento y engrandecimiento.
En Asturias, para aquella juventud necesitada de esperanza, en una región donde el ajuste del proceso productivo de su tejido industrial estaba causando una crisis sin precedentes, el proceso que se vislumbraba de autogobierno se convirtió en la necesitada esperanza. Un gobierno asturiano comprendería los problemas de Asturias y, por lo tanto, sería capaz de solucionarlos.
Nuberu, como trovadores de esa juventud que ve en lo asturiano su nuevo motivo de esperanza, laza su Atiendi, Asturies. Se trataba de un disco asturianista, pero con una marcada inclinación internacional. La identidad de lo asturiano se busca dentro de esa comunidad internacional atlántica que es mundo celta. Esto quedaba bien reflejado con la inicial Marcha celta. A partir de ese momento se produce un auge de la música celta en la región que alcanzará su punto culminante en los festivales de música celta del incomparable castañeu de Corao. A su vez la Marcha supuso una gran transformación en el mundo musical tradicional asturiano, pues la solitaria imagen de una gaita rivera acompañada de su tambor de nuestras romerías se va sustituyendo por grandes agrupaciones de gaiteros que marchaban al son de sus acordes. Nuberu y una nueva generación de jóvenes gaiteros, entre los que debemos de destacar Manolo Quirós y Xuacu Amieva, así como la prima de Manolo Blanco, Loli Palomares, hoy mi mujer, que por aquellos años de finales de los setenta y principios de los ochenta era la única chica joven que tocaba la gaita en toda la región, relanzaron de tal manera la gaita que hoy en día es uno de los instrumentos que más adeptos tiene en Asturias.
Al mismo tiempo, dos canciones la que da el título al L.P. Atiendi, Asturies y Dios te llibre de Castiella son dos alegatos a favor de la lengua asturiana frente al castellano. En ese momento, Nuberu, posiblemente fue la gran caja de resonancia de los movimientos a favor de la llingua, consigue que la gente asturiana se sienta orgullosa de hablar como habla. Hasta ese momento toda persona que se pretendía culta debía de hablar con perfecto castellano y sin el menor atisbo de los giros asturianos. Por otro lado, una canción como So vaqueiru pretendía afirmar la cultura vaqueira bastante denostada, que solo tenía un cierto reconocimiento folclórico en la fiesta de Ariestebano. Mientras que Solu es la puesta en valor de un poeta de la tierra, Celso Amieva, que había tenido que emigrar al exilio.
La recopilación y adaptación de los temas populares asturianos que llevó a cabo Nuberu en su disco Cancios d’un país, en 1981, supuso un reconocimiento para la juventud a este tipo de canciones que estaban totalmente olvidadas. En las fiestas y en las romerías los jóvenes volvíamos a entonar aquellas canciones como Carrtera d’ Aviles, Pastor que tas en el monte, Rosa temprana, La cabraliega o Tengo de subir al puerto que hasta ese momento solamente se oían cantar a alguna que otra persona de avanzada edad.

El reconocimiento de la identidad minera (Mineros)
La minería había constituido desde finales del siglo XIX la principal actividad económica de la región. Un buen número de asturianos trabajaban en las minas. A finales de los años sesenta, en pleno desarrollo económico, el trabajo de minero va a ser en cierta manera denostado por la población asturiana. Casi nadie quiere que su hijo se convierta en minero y los padres se afanan en estudiar a sus hijos para que puedan acceder a otros sectores productivos como la metalurgia, los servicios, etc. A mitad de los ochenta la crisis es tan virulenta en las Cuenca Mineras y el paro sobre todo juvenil adquiere proporciones alarmantes. Es casi imposible conseguir un puesto de trabajo y menos aún definitivo, lo poco que se consigue es temporal. En esos años los sindicatos mayoritarios consiguen firmar planes de viabilidad para la empresa HUNOSA, en la que se irán prejubilando un gran número de mineros pero a su vez se consigue que algunos jóvenes entren a sustituirlos. Son años en los que aquellos que en su casa la minería ha cobrado alguna víctima son los más afortunados porque entran los primeros en la empresa, luego según baremo eran los hijos de mineros, etc. La juventud de las cuencas volvía sus ojos ansiosos para poder trabajar en el mismo oficio de sus abuelos o padres.
En ese contexto sale a la calle el disco de Mineros, esta vez de la mano solitaria de Chus Pedro, en el se recogían canciones de su primer disco como El chamiceru, La mulina torda o A los fugaos, temas populares como En el pozu María Luisa o la Carbonera, así como nuevas canciones algunas de Chus Pedro y otras de Manuel Asur como Canción de los valles, Riscar Mineru, Las Asturies prieta y verde y concluía el disco con un Mineru lo quiero madre cantando por la Coral de Sotrondio, que reconocía la importancia de la música coral dentro de la cultura minera. Un ejemplo había sido el Coro Minero de Turón.

La constatación del desencanto. Hacia una canción más intimista (Como tú yes y Agua de la fonte clara)
En el disco Como tú yes de 1991 comienzan a ser palpables los síntomas del total desencanto en el que está imbuida esa generación que Nuberu representa. Las enormes esperanzas puestas en el autogobierno asturiano para solucionar sus grandes problemas se disuelven como un azucarillo, a la vez que se va normalizando la vida institucional y política. La canción que da el título a este primer disco Como tú yes es una primera llamada de atención. En sus estrofas se lamenta que no se encuentra por ninguna parte la Asturias soñada. Pero, sin duda alguna, la canción que más manifiesta el desencanto es la de Ser asturianu. En esta canción, a mi modo de ver, se hace una magnífica radiografía de la realidad asturiana. Refleja el carácter grandón del asturiano que le impide ver la cruda realidad por la que está pasando la región y hace hincapié que las grandes divisiones entre los propios asturianos hacen inviable que Asturias vaya para delante. El Ser asturianu es, pienso yo, una última llamada a la conciencia de todos los asturianos para intentar salir de la gran crisis material y de conciencia en la que se encuentra la región.
No obstante, lo más sugestivo del disco es la evolución hacia un tipo de canción más intimista como Delina, Nalón o Nora. A mi, como a todos los que fuimos niños o jóvenes a principios de los setenta en la cuenca del Nalón, una canción como Nalón me recuerda el traqueteo del tren de madera para ir a bañarme al puente de la Chalana, donde el agua bajaba clara y limpia como dice la canción. Mientras que Nora me trae a la memoria mis juegos infantiles, así como alguna que otra travesura que el que más o el que menos todos hicimos a este tipo de personas desvalidas. Pero la canción que más nostalgia me causa es Delina, aquí Chus Pedro al hacer un recuerdo a su madre, traspasa lo puramente familiar y rinde un merecido homenaje a todas las madres de esa generación de asturianos. Unas madres anegadas que lucharon por conseguir lo mejor para sus hijos y hoy están en los finales de sus días.

La retirada de Nuberu
Nuberu se retira, al tiempo que una generación aún joven de mineros sólo desea la prejubilación. Tantos años de hurgar en las entrañas de la tierra, de luchas sindicales, de desencantos, no es egoísmo querer “que lo arranquen otros” y vivir, entregar la mucha energía que aún les queda a la cumbre de una montaña, a la familia, a cultivar un huerto, que es también el jardín interior al que se retira el Cándido de Voltaire después de haber conocido el mundo.
Nuberu no se retira, digamos que se prejubila para que siempre les recordemos con la fuerza y la vitalidad del que sube al horru por la pegoyera.
Luis Aurelio González Prieto





 
Marga Sancho
04/10/08
Quizás han pasado treinta años; algunas cosas simplemente se han esfumado, otras están presentes: éstas son las que importan, las que de una u otra forma han marcado tu vida. Entre ellas está la aparición de “Nuberu”.
No recuerdo quién hizo posible su aparición en la Asociación de Vecinos de La Argañosa, pero sí su presencia: eran dos jóvenes con una guitarra, simplemente los dos y un instrumento para acompañar con su rasgueo ese torrente de voz, esa comunicación intensa con las personas que estábamos allí.
Juntos, ellos y nosotros, creíamos en un mundo mejor; su música, su letra y esa tremenda voz hacían que sintiéramos ese lazo tan importante llamado solidaridad, palabra hoy vacía de contenido pero, en aquellos momentos, llena de significado. Esto hacía que Chus Pedro y Manolo, pues así se llamaban y se llaman aquellos jóvenes “Nuberu”, irrumpieran en nuestras vidas sin pedir nada a cambio, solamente el estar juntos y compartir, llenando con su voz toda aquella vieja casa en la que nos reuníamos para intentar hacer cosas: debates, actividades para niños, información de lo que estaba pasando en nuestro entorno…
Claro que recuerdo ese momento de su aparición. Después, a lo largo de la tarde, su concierto para nosotros y para ellos, la emoción de dos jóvenes sin escenario, pues, como dije antes, era sólo una vieja casa. Chus Pedro, con su arrolladora voz y su fácil comunicación, al lado de Manolo, quizás más tímido, nos hicieron pasar unos momentos inolvidables.
Recuerdo esa tarde-noche como algo muy especial: Manolo sentado en el mueble-cama de la entrada hablándonos de su trabajo en la mina, de lo que ocurría con los trabajadores; en fin, sabía de qué hablaba y cómo hacerlo llegar a las personas que en ese momento estábamos en casa. A la mañana siguiente Manolo había desaparecido, quizás para volver a la mina.
A este primer encuentro siguieron los conciertos en Los Maizales, naturalmente acompañados de los tricornios por si alguien se desmadraba. Y más y más conciertos dentro y fuera de la región, de las fronteras que, todo hay que decirlo, en aquellos momentos no creíamos en ellas, donde las personas pudieran ir y venir sin ningún tipo de papeles: pero en el transcurso de los años, como tantas otras cosas, han ido a peor.
Este año se despiden de nosotros como grupo. Tengo la satisfacción de haber compartido muchos momentos con ellos; circunstancias de la vida han hecho que Chus me fuera más próximo. También tengo la satisfacción de haber seguido sus éxitos; no sólo yo sino también Marce, mis hermanos y tantos que ya se han ido.
Habéis hecho una buena siembra: los vinilos han rodado por distintas asociaciones, casas particulares y hoy, después de tantos años, se mantienen en pie en nuestras estanterías, así como en las de nuestros jóvenes, “y jóvenas”, vuestros “cd” ocupan su lugar. Nosotros desapareceremos pero vuestro mensaje permanecerá.
Un abrazo muy fuerte, con todo el cariño.
 
André
29/09/08
Olá, son André de Ferrol-Galiza. Tan só decirvos que por vez primeira estiven nas festas de Ovieu, este 2008, e foi unha marabilla poder disfrutar coa vosa música. Sei que estades a rematar a vosa longa e intensa andaina. Agardo que antes de findar a vosa carreira coma Nuberu vos pasedes (ou alguén coas luces suficientes vos traiga) por estas terras. Fixen unhas cantas fotos da vosa actuación que quixera compartillar con vós. Evidentemente, son todas vosas.
Unha forte aperta dende a terra irmá, Galiza.
Reitero o estupendo que foi o voso concerto nas pasadas festas de San Mateo 2008, en Ovieu.
Espero que algúen teña gravado eso en video. Xa nos daredes pistas porque a verdade e que a ocasión ben merecía un DVD.
 
Fran Aladro
26/09/08
Entraba a la página a daros la enhorabuena por toles emociones del conciertu de San Mateo y encuentrome con la noticia de la medalla de oro, doble felicitación entonces a Nuberu, no sabeis como me alegro de tolo que está pasando. Lo de Uviéu fue lo meyor de les fiestes, con un cachu pero lo mas curioso ye que hubo mucha peña que os vió por primera vez y flipó cuando supo que tais de retirada, aunque yo creo que despues de to lo que estamos viendo esti añu en los conciertos vais a tener que pensalo meyor. Felicidaes, puxa nubeu siempre.
 
Ana
20/09/08
Los vuesos cancios son la banda sonora de la mio vida. Los cancios de la navida y las reuniones familiares.
El mio fio ya les conoz aunque na mas tien siete años, quiervos y cancia por nuberu guey y mañana.
Gracies.
 
Xurde
18/09/08
Tuve en El Entrego el Día de Asturies y taré en Uviéu el sábado. Tovía creo que me queda Turón si puedo y donde haga falta y pueda antes de echar el añu fuera con vosotros. Pero también me parez pocu tributu too lo que se está faciendo con Nuberu. ¿Ónde tan les instituciones, que tanto yos gusta dar premios y medalles de oro y plata a unos y otros? ¿Hay que dayos un ximielgón pa que se enteren de una vez de lo que significa Nuberu? Mientres siguen en la inopia, seguiremos canciando y dandovos les gracies por estos treinta años. Puxa Asturies.
 
Juan Carlos Norniella
09/09/08
Pa los que non tuvisteis la suerte de tar alli, os dire que el concierto de ayer (08/09/2008, dia de Asturies)en El Entrego fue el mas emocionante de los que recuerdo. En el Parque de la Laguna non cabia un alma, entre los de casa y todos los que vinimos de fuera, y todos a una acompañabamos a Nuberu en cada canción como si fueran himnos. En el escenario, el grupo tuvo acompañao de algunos de los amigos que ficieron posible el tributu de Cangues de Onis (El Che de Cabaños, Tomas y los demas, Martagón, Merienda de Negros, Vaudi, etc.), que versionaron canciones Nuberiegas. El colofon fue, ya a las 12 de la nueche, el himno de Asturies interpretado por todos los artistas y publico. Inolvidable amigos. Todavia nos queden unos cuantos conciertos más. Non vos los perdais. Puxa Asturies y Puxa Nuberu!.
 
julio diaz prieto
07/09/08
.polo menos dir asta canguesd´onis al xareu dóchobre a despedivos.ke mejor sitiu ke esi.un saludu de cabrales y a manolo ya se lo dixi en cangues va dos años nél ca´melan,ke comi muy bien en el trabanquin,taba meyor ke en casa mio güela puxa asturies
 
Vitor García Antuña
02/09/08
Nun veo el momentu de que llegue el llunes... un conciertu vuestru siempre me presta pero nel nuestru pueblu... esto va ser la ostia... y sobre to pensando que pue ser un de los últimu conciertu en el que vos vea, aunque sigo esperando el momento en que nos digais que to esto de que vos retirais ye una broma...

PD. Ya tengo la caja azul, y mientras escribo estes pallabres tais cantando la última del DVD, Aida Lafuente, y toi respigau como si vos tuviere cantando delante mi. Espero que la que liemos nel pueblu sea por lo menos como la de Cangues... y si un dia se trabaya con ojeres se trabaya, que un doblete al añu nun fae dañu... Wink
 
Alba
01/09/08
¡¡EL DÍA DE ASTURIAS TODOS CON LA NEGRA(CAMISETA) DE NUBERU!!!!

Pd:"Aunque soy un pobre diablo sé dos o tres cosas nada mas...sé quién son amigos de verdad..."
 

<< Aniciu < Anterior 1 2 3 4 5 Siguiente > Final >>